El Hotel

Nuestra posada Mies de Villa es una antigua casa de labranza típica montañesa que nos recibe con sus tejas árabes.

La piedra desconcertada y sus robustos arcos de sillería en el exterior, nos guarda entre sus anchos muros y las vigas de roble originales reflejando en todo momento su recia construcción y la perdurabilidad de la obra.

La restauración se llevó a cabo en 1991 por los actuales propietarios.

Sin dejar de utilizar materiales nobles que reflejasen el encanto de lo rústico, incorporando al conjunto todo el conforto de lo moderna.

Todas sus habitaciones son dobles y disponen de baño completo, calefacción, televisión y secador de pelo.

La finca dispone de aparcamiento propio, jardín y una terraza desde la cual se disfruta de una magnífica panorámica de la cornisa cantábrica.